¿Estás experimentando un intenso dolor de muelas y tu cara está hinchada? ¿Tienes además fiebre? Es probable que estés sufriendo un absceso dental, coloquialmente conocido como flemón. Cuidado. Sus complicaciones son muchas y algunas muy graves, por lo que es importante que acudas sin demora a tu odontólogo. Los expertos de nuestra clínica dental en Barcelona te lo cuentan n las siguientes líneas.

¿Qué es un absceso dental?

Un absceso dental es la acumulación de pus en un diente como consecuencia de una infección bacteriana. Pueden darse dos tipos de abscesos: un absceso periapical, localizado en la punta de la raíz del diente, o un absceso periodontal, originado junto a la raíz del diente, pero en la zona de la encía.

¿Cuáles son sus síntomas?

El principal síntoma del absceso dental es un dolor de muelas intenso y continuo. Además, es habitual que la persona con un absceso experimente mal sabor de boca, halitosis o mal aliento, dolor al masticar, sensibilidad al calor o al frío e hinchazón de la encía sobre el diente infectado. Además, también puede aparecer fiebre e inflamación en la mandíbula (ambos síntomas son graves y denotan un estado avanzado de la infección).

Por otra parte, una muela infectada puede ocasionar serias complicaciones. Además de la pérdida del diente, una infección bacteriana en un diente puede llegar a provocar infección de la sangre y propagación de la infección a otras partes del cuerpo como la mandíbula. En casos muy severos, un absceso dental puede ser responsable de una neumonía, inflamación en el corazón e incluso un absceso cerebral.

¿Qué provoca un absceso dental?

Por lo general, el absceso dental es causado por una caries dental sin tratar y en estado avanzado. Además, también puede aparecer cuando un diente se ha fracturado y las bacterias han logrado introducirse por los huecos del esmalte.

Por otra parte, los abscesos dentales se relacionan con algunos factores de riesgo como una higiene bucal deficiente (al aumentar esta el riesgo de caries y enfermedad de las encías) y una dieta desequilibrada rica en azúcar (lo cual, igualmente, puede provocar caries dental).

¿Cómo se trata un absceso dental?

El tratamiento del absceso dental persigue curar la infección y evitar la pérdida del diente, entre otras complicaciones. Para ello, el dentista suele prescribir antibióticos que combatan la infección y analgésicos para aliviar el dolor. Por otra parte, para eliminar la infección el odontólogo puede drenar el absceso, y es posible que sea necesario recurrir a una endodoncia para evitar la extracción del diente.

Consejos para prevenir un absceso dental

Como hemos explicado en líneas anteriores, un absceso dental suele comenzar como una caries no tratada, por lo que la tarea principal será prevenir las caries. Para ello, debemos seguir una rutina de cuidado bucal minuciosa que contemple el cepillado de dientes tres veces al día y el uso de hilo dental a diario. De la misma forma, es importante acudir periódicamente al odontólogo para someterse a revisiones. En ellas, el especialista estudiará el estado de nuestra boca y detectará cualquier trastorno o problema que necesitase ser tratado.

Si estás experimentando una infección en la boca, no lo dejes pasar un día más. En la Clínica Dental Cubdens podemos ayudarte a solucionarlo. Pide cita con nosotros y te atenderemos en nuestra clínica dental en Les Corts o en nuestra clínica dental en Nou Barris.

 

DESCUBRE LAS OPINIONES DE NUESTROS PACIENTES