Permiten un resultado estético muy satisfactorio sin necesidad de someterse a una intervención compleja y larga. Hablamos de las carillas dentales, una opción perfecta para aquellas personas que buscan corregir pequeños defectos dentales sin tener que invertir una gran cantidad de dinero y sin necesidad de acudir a un sinfín de citas con el odontólogo. Si estás interesado/a en este tratamiento, lo que vamos a contarte hoy te interesa. No te lo pierdas.

¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son un tratamiento de estética dental que permite corregir diversos defectos en los dientes para mejorar el aspecto de la sonrisa. Se trata de un proceso mediante el cual se coloca una fina lámina de porcelana o composite en la cara frontal del diente, ocultando la pieza dental original. Su objetivo es mejorar la imagen externa de los dientes modificando el color, forma y brillo de estos. El resultado es una sonrisa nueva, mucho más bonita y con un aspecto completamente natural.

¿Qué tipos de carillas existen?

Existen dos tipos principales de carillas: por un lado, las carillas de composite, fabricadas a partir de un material con propiedades muy similares a las del esmalte dental y, por otro, las carillas de porcelana, las cuales nunca cambian de color, haciendo que el aspecto de los dientes permanezca inalterable con el paso del tiempo.

¿Cuándo se utilizan las carillas dentales?

También conocidas como carillas estéticas o facetas dentales, las carillas dentales se emplean principalmente para tratar problemas estéticos ocasionados por caries o fracturas (siempre que no exista infección). Además, las carillas se utilizan en casos en los que existen dientes separados, dientes demasiado pequeños o problemas de color.

Sin embargo, no debe recurrirse a ellas para tratar problemas graves de desalineación o infección. Por este motivo, antes de iniciar el tratamiento de carillas dentales resulta necesario iniciar un estudio previo para determinar el estado del diente a cubrir y comprobar si la colocación de la carilla es factible.

¿Cómo se colocan las carillas dentales?

Mientras que las carillas de composite no requieren más que un par de visitas al odontólogo (una para realizar el estudio y otra para colocarlas), las carillas de porcelana deben ser talladas y preparadas antes de su colocación. En este caso, resulta necesario tomar medidas de los dientes mediante radiografías y moldes, por lo que se trata de un proceso algo más largo.

¿Cuáles son las ventajas de las carillas dentales?

Como avanzábamos al comiendo del artículo, el tratamiento con carillas dentales es un proceso rápido y poco invasivo, que además permite obtener resultados muy satisfactorios. Además, cabe destacar que…

  • Se adaptan bien a las condiciones de la boca y no existe posibilidad de rechazo por parte del organismo si se colocan adecuadamente.
  • El resultado es muy natural, ya que se trata de un tratamiento con un alto grado de personalización.
  • Mejora la resistencia del diente y protege la superficie externa de este.
  • Es un proceso completamente reversible. Las carillas dentales pueden retirarse fácilmente en cualquier momento.

Si estás interesado en un tratamiento con carillas dentales, en Clínica Dental Cubdens estaremos encantados de atenderte. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso y te explicaremos todo lo que podemos hacer por ti.

 

Valora este artículo