Lesiones frecuentes en los tejidos blandos orales

Las lesiones en los tejidos blandos orales son las heridas bucales y peribucales o traumatismos que afectan al revestimiento cutáneo mucoso que se encarga de limitar y de proteger el organismo. Estas lesiones pueden llegar a ser muy dolorosas y pueden generar gran incomodidad durante un largo periodo de tiempo si no son tratadas de una forma adecuada.

Existe un gran número de lesiones de los tejidos blandos en cavidad bucal que son bastante habituales entre la población.

La laceración

Es una de las lesiones más frecuentes. Es una herida que normalmente es producida por el arrancamiento de tejido realizado por parte de algún objeto externo. Puede ser de mayor o menor profundidad, lo que implica que puede llegar a afectar a los vasos y nervios que se encuentran por debajo del tejido de la zona afectada.

Contusión

Es una lesión cerrada de carácter traumático que no produce una afectación a la parte interior del tejido, ya que el impacto no es tan fuerte como para romper la barrera natural que supone la piel, la cual absorbe el golpe.

Abrasión

Son las erosiones de la piel que provocan la pérdida de fragmentos de ella, pero de una forma irregular y que puede llegar a producir un sangrado. Son unas lesiones bastante dolorosas, porque se exponen las fibras nerviosas y, además, si no son tratadas adecuadamente pueden generar infecciones, ya que dejan abierta una puerta a la entrada de cuerpos extraños.

Heridas penetrantes

Su mayor riesgo es la propia invasión del objeto en la boca. Esta invasión puede suponer un peligroso foco de infección. El tratamiento de estas heridas siempre suele estar orientado al control de cualquier posible infección que pueda aparecer a través de la utilización de irrigaciones estériles de la herida, el control de las posibles hemorragias que se puedan ocasionar, la administración de una profilaxis de antitetánica y, finalmente, la ayuda a la cicatrización de la lesión de entrada.

 

Hay otra serie de lesiones que son menos visibles a simple vista, pero que pueden llegar a ser incluso más molestas que las mencionadas.

Los aftas

Son unas pequeñas protuberancias, también llamadas llagas, que normalmente tienen un color blanco rodeadas de una zona más rojiza.

No son contagiosas, pero suelen ser confundidas con herpes labial. Para distinguirlas claramente, debes saber que los aftas aparecen siempre dentro de la boca, al contrario que el herpes. Son afecciones muy comunes que pueden reaparecer y aunque no está claro el motivo de su aparición, se cree que está ligado el sistema inmunológico y aparecer en fases de mucho estrés, traumas o alergias.

La leucoplasia

Es una placa espesa y blanquecina que aparece en el interior de la mejilla, en las encías o en la lengua. Se la relaciona principalmente con la acción de fumar y mascar tabaco, aunque una prótesis dental mal ajustada también las puede provocar y, sobre todo, el hecho de morderse uno mismo la mejilla.

La candidiasis

Es una infección micótica, es decir, causada por un hongo llamado candida abicans, reconocible por presentarse en forma de placas amarillentas o rojizas que, normalmente, aparecen en las superficies más húmedas de la boca.

 

El tratamiento de las lesiones bucales

Las lesiones en tejidos blandos tienen una gran variedad de tratamientos y posibles acciones en función de su gravedad y de su ubicación.

En algunas ocasiones, es necesario recurrir a la cirugía oral. Normalmente se realiza con anestesia local y se centra en la curación de la herida y en controlar las posibles hemorragias que se hayan podido producir y evitar infecciones que entren por esa zona abierta.

Si necesitas información sobre cómo tratar las lesiones orales, en Clínica Dental Cubdens en Barcelona estamos a tu servicio para asesorarte. Nuestro equipo de profesionales te atenderá en la clínica dental de Francesc Macià o Via Julia.  Contáctanos sin compromiso.

2018-04-17T09:27:13+00:00 18/04/2018|Categorías: Salud bucodental|