Con el término de prótesis dental nos referimos al sustituto artificial de las piezas naturales que puede estar fabricado en distintos materiales y que goza de una apariencia tan realista que es complicado distinguir si se trata de un diente real o no. Tanto las prótesis fijas como las prótesis removibles constituyen una solución muy recomendable para aquellas personas que han perdido una parte importante de las piezas dentales o que sufren problemas óseos o similares. ¿Estás pensando en mejorar la apariencia de tu boca y no sabes qué tipo de prótesis te conviene en tu caso? En las siguientes líneas vamos a tratar de ofrecerte información sobre ambas.

Prótesis fijas

La prótesis fija se coloca con la ayuda de unos implantes dentales (entre cuatro y ocho) que previamente han sido fijados al maxilar para integrarse en el hueso (es precisamente sobre estos implantes sobre los que se atornilla la dentadura). De la misma forma, los implantes dentales cumplen la función de raíz natural de los dientes, absorbiendo la fuerza y el movimiento de la masticación.

La prótesis fija requiere de una intervención quirúrgica y no es factible en todos los casos (es necesario que la persona tengo el hueso y los tejidos en buen estado). Además, se trata de un proceso que puede alargarse durante una buena temporada hasta que se finaliza la colocación (entre 10 y 12 semanas), a la larga permite a la persona disfrutar de una adherencia excelente, propia de una dentadura natural.

Prótesis removibles

La principal característica de las prótesis removibles es que pueden quitarse y ponerse tantas veces como se quiera. Aunque se trata del primer tipo de prótesis que apareció, en la actualidad ha evolucionado enormemente hasta ofrecer un aspecto mucho más natural y discreto.

Este tipo de prótesis puede ser parcial o completa y se adhiere mediante unos conectores. Se trata, además, de una prótesis más económica, pero tiene un importante inconveniente: debe quitarse para ser limpiada, algo que puede resultar un poco incómodo. De la misma forma, también es recomendable quitársela para dormir, ya que los tejidos sobre los que se apoya necesitan descansar.

¿Qué cosas deben tenerse en cuenta tras la colocación de unas prótesis dentales?

Si estás pensando en someterte a algún tratamiento de prótesis dental, probablemente te cueste creer que llegará un día en el que no notarás que llevas algo extraño en tu boca. Te aseguramos que así será, pero antes necesitas pasar por un pequeño periodo de adecuación y tomar en consideración algunos consejos.

  • Guarda reposo durante las siguientes 24 horas y aplica frío en la zona local externa.
  • No comas ni tomes alimentos ni bebidas calientes hasta que se haya recuperado la sensibilidad de la zona anestesiada. Los días después, toma alimentos blandos como huevos, pescado o verduras hervidas. Te llevará algunos días aprender a masticar con tus nuevos dientes, pero, una vez que te hayas adaptado, podrás pasarte a los alimentos más solidos.
  • Bebe agua a sorbos durante todo el día durante los primeros días tras haberte colocado la prótesis. Esto te ayudará a paliar la sensación de boca seca causada por el uso de una prótesis dental nueva.
  • Es normal que durante los primeros días notes que tu voz o tu dicción son diferentes. No te preocupes: esto es algo que nadie notará y que además irá atenuándose con el paso de los días. Por otra parte, si los dientes te rechinan al hablar, trata de hacerlo más despacio. De esta forma evitarás movimientos que desplacen la prótesis.
  • Mantén una correcta higiene bucodental, evitando cepillar con intensidad la zona afectada. No emplees hilo dental hasta transcurrido un mes.

Si quieres recibir más información sobre las prótesis fijas o prótesis removibles, en la Clínica Dental Cubdens en Barcelona podemos ayudarte. Pide cita con nosotros sin compromiso y nuestro equipo de profesionales te atenderá en la clínica dental en Les Corts o en la clínica dental en Nou Barris.

DESCUBRE NUESTRO TRATAMIENTO DE IMPLANTES DENTALES

Valora este artículo: