Cuando existe un problema de falta de dientes, los implantes son una alternativa segura y eficaz para sustituir a las piezas dentales. La mayoría de los implantes dentales se integran con éxito y en algunos casos pueden durar toda la vida. Pero ¿son todos iguales? Hoy venimos a hablarte precisamente de esto.

¿Qué es un implante dental?

Los implantes dentales son raíces artificiales diseñadas para sustituir las raíces de los dientes que se han perdido o que por motivos de salud deben extraerse. Sobre ellas se colocan las coronas o prótesis dentales que sustituyen a los dientes naturales. El resultado es muy satisfactorio: los implantes no se notan y funcionan exactamente igual que lo hacen los dientes naturales.

¿Qué tipos de implantes existen?

En la actualidad se utilizan dos tipos de implantes dentales fabricados a partir de dos materiales distintos: los implantes de titanio y los implantes de zirconio.

Implantes dentales titanio

De un color similar al acero, pero más ligero y fácilmente moldeable, el titanio es el material más empleado en la fabricación de implantes dentales. Su extrema dureza y su alta biocompatibilidad lo convierte en una opción muy segura y cómoda. Los implantes de titanio se colocan mediante una técnica conocida como osteointegración, a través de la cual las células del hueso se adhieren a la superficie del implante, consolidando la fijación de este al maxilar.

Implantes dentales de zirconio

Por otra parte, los implantes de zirconio se utilizan en pacientes alérgicos al titanio. Este es un material cerámico de extrema dureza y resistencia que evita la formación de placa bacteriana a su alrededor. Además, resiste muy bien la corrosión de los ácidos y presenta un color muy similar al de las piezas dentales. A diferencia de los implantes de titanio, los de zirconio se biointegran, esto es, se unen químicamente al hueso.

¿Cómo deben cuidarse los implantes dentales?

Para garantizar el éxito a largo plazo de los implantes dentales, es necesario tener en cuenta algunas medidas:

  • Extremar la higiene dental. Este es un aspecto importantísimo en el cuidado de la salud bucal en general y de los implantes en concreto. Debes cepillar tus dientes exhaustivamente tres veces al día y utilizar hilo dental para asegurar la limpieza entre las piezas dentales.
  • No utilizar los dientes de forma inapropiada. Usar la boca para abrir tapones o morderse las uñas puede dañar la integridad de los implantes.
  • Evitar el consumo de tabaco. Durante los primeros días tras la intervención, el tabaco aumenta las probabilidades de un rechazo y dificulta el proceso de osteointegración. A largo plazo, también hace que las coronas se manchen más fácilmente.
  • Acudir a las revisiones. Tras la colocación de los implantes, deberás acudir a una serie de revisiones en las que el odontólogo comprobará que todo está bien. Es importante que asistas a cada una de ellas para evitar complicaciones y asegurar que todo está bien.

Si estás pensando en colocarte un implante dental, en Clínica Dental Cubdens podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso y te explicaremos todo lo que podemos hacer por ti.

 

DESCUBRE NUESTROS TRATAMIENTOS DE ESTÉTICA DENTAL